PIZZA DE SALCHICHAS, POLLO Y CHEDDAR

Pizza de salchichas, pollo y cheddar.

Creo que nunca le había puesto un título tan largo a una receta!!! Jajaja.

Supongo que es lo que tiene improvisar recetas, que luego hay que darles nombre!!!

Lo más peculiar de esta pizza es que la hice con salsa de queso cheddar, la de los nachos mexicanos.

Me había sobrado de una cenita mexicana que tuve en casa y me apeteció probar a mezclar sabores de México e Italia. Os aseguro que el resultado me sorpredió hasta a mi. Jejeje.

Por supuesto, sólo apta para amantes incondicionales del queso!!!

INGREDIENTES:

  • 400 gr de harina.
  • 20 gr de levadura fresca.
  • 200 c.c. de agua.
  • Sal y pimienta.
  • 1 cucharada de tomate frito.
  • Salsa de queso cheddar.
  • 2 salchichas frankfurt.
  • 1 pechuga de pollo.
  • Queso emmental rallado.
  • Queso parmesano rallado.
  • Queso mozarella rallada.

Para la masa hacer un pequeño volcán con la harina en la mesa de trabajo. Añadir un poco de sal. Diluir la levadura en un poco de agua templada e ir mezclándola con la harina. Verter el resto del agua poco a poco mientras vamos trabajando la masa hasta que coja consistencia. Formar una bola y dejarla reposar tapada con un paño de cocina durante 30 minutos.

Precalentar el horno a 200º.

Cortar el pollo en daditos y sofreírlo en una sartén con un poco de aceite de oliva hasta que coja color. No os preocupéis si por dentro esta poco hecha porque en el horno se acabará de hacer.

Salpimentar. Para esta receta mejor ser generosos con la pimienta, le da un toque muy bueno y mexicano. Jejeje.

Estirar la masa sobre una superficie enharinada y colocarla en una fuente para pizza. Extender el tomate frito, cubrir con una capa generosa de salsa de queso, repartir el pollo y las salchichas por encima. Cubrir con los quesos rallados y hornear durante 20-25 minutos.

Riquísima!!!!

Síguenos en Facebook.

SALTIMBOCCA CON SALSA DE CHAMPIÑONES

Saltimbocca a mi manera.

El Saltimbocca es un plato típico de la ciudad de Roma.

Esta receta no es la tradicional saltimbocca, que se hace con ternera, jamón y salvia. Los filetes también se suelen enrollar junto con el jamón para darle una presentación más original.

Esta es mi versión libre de la saltimbocca a la Romana. Un día de estos prepararé la receta original para poder compararlas, pero de momento aquí queda esta para ir entrando en materia. Jejeje.

La salsa de champiñones acompaña genial a la carne, os va a sorprender!!!! Se puede sustituir el vino por coñac si queremos un sabor más fuerte, depende de gustos y si lo van a comer niños o no.

¿A que tiene buena pinta??? Pues está igual de rico. Jejeje.

INGREDIENTES:

  • 4 filetes de ternera muy finos.
  • 4 lonchas de jamón serrano.
  • 1 cucharada de mantequilla.
  • 1 cucharada de aceite de oliva.
  • Sal y pimienta.
  • ½ cebolla.
  • 200 gr de champiñones laminados.
  • 50 gr de jamón serrano.
  • ½ vaso de vino blanco.
  • 200 ml de nata.
  • 200 ml de leche.

Calentar en una sartén el aceite y añadirle la mantequilla. Cuando se derrita freír en ella la carne. Salpimentar.

Asar ligeramente las lonchas de jamón serrano. Reservar los filetes y el jamón serrano porque vamos a seguir utilizando la misma sartén.

Bajar el fuego al mínimo y pochar la cebolla que habremos picado muy finita. Añadir el jamón en taquitos y luego los champiñones.

Por último verter el vino, subir el fuego y dejar cocer hasta que se evapore el vino. Añadir la nata y la leche. Dejar cocer hasta que espese, con cuidado de que no se queme la nata.

Para emplatar la saltimbocca poner en cada plato un filete y sobre él una loncha de jamón serrano. Cubrir bien con la salsa de champiñones.

Se puede poner de guarnición un poco de pasta blanca hervida o unas patatas asadas.

Que aproveche!!!

PIZZA INTEGRAL CON LOS BORDES RELLENOS

Pizza integral con bordes rellenos.

Yo creo que ya es sabido por todos que adoro la pizza, no??? Jajaja.

Tenía ganas de preparar una con harina integral, por probar algo distinto, sobre la marcha y ya que tenía la vena innovadora, se me ocurrió rellenar los bordes. Puntazos que me dan!!!

Me encantó el resultado, así que aquí tenéis la receta para quien quiera probarla.

Seguro que os va a sobrar tomate si seguís la receta, pero vale la pena hacer un poco más y congelarlo. Así ya la tenemos apunto para otras ocasiones.

Es importante mezclar los dos tipos de harina, si no la masa queda correosa y nada agradable para comer.

INGREDIENTES:

  • 200 gr de harina integral.
  • 200 gr harina blanca.
  • 20 gr de levadura fresca.
  • 200 c.c de agua.
  • Sal y pimienta.
  • 1 bote de tomate natural triturado.
  • 3 hojas de albahaca fresca.
  • 1 diente de ajo.
  • 100 gr de fiambre de pavo en taquitos.
  • 100 gr de champiñones frescos laminados.
  • Queso Cheddar rallado.
  • Queso Emmental rallado.
  • Queso Parmesano rallado.
  • Queso Mozzarella rallada.
  • Queso Mozzarella en lonchas.
  • Orégano.

Para empezar la masa de la pizza, formar un volcán con la harina. Calentar el agua para que esté templada, no caliente, separar medio vaso y diluir en él la sal y la levadura. Verter la mezcla sobre la harina y el resto del agua e ir formando la masa. Si queda muy pegajosa hay que agregar agua. Amasar durante 3 o 4 minutos, formar una bola, taparla con un paño de cocina y dejarla reposar durante media hora aproximadamente.

Mientras preparar la salsa de tomate. Para ello picar el diente de ajo y sofreírlo a fuego suave en una sartén con una cucharada de aceite. Picar el albahaca y añadirla al sofrito. Salpimentar y dejar cocer durante unos 15 minutos.

Amasar un poco más la masa y estirarla sobre una superficie enharinada. Ponerla en la bandeja de pizza o donde vayamos a hornearla. Tiene que sobresalir un poco del molde para poder rellenar el borde. Para ello, cortar las lonchas de mozzarella en tiras y ponerlas bordeando  la masa y enrollarla.

Cubrir con la salsa de tomate. Repartir el pavo, los champiñones y cubrirlo todo con los quesos rallados.

Espolvorear la pizza con orégano y hornearlo durante 20-25 minutos a 200º.

Que ricooooooo!!!

LASAÑA

Lasaña.

La lasaña no sé que tiene que igual vale para una comida de diario, que para un día festivo.

Es difícil es encontrar a alguien que no le guste, así que si tenemos invitados en una apuesta segura!!

Esta receta está muy rica, se puede hacer con la Thermomix o sin ella. Y como todos los platos gratinados, se pueden preparar con antelación y gratinarla en el último momento.

Desde luego, es el típico plato que cuando lo sacas del horno, te hace sentir como un gran chef. Jajaja…

INGREDIENTES:

  • 18 placas de lasaña.

Para el sofrito:

  • 50 gr de aceite.
  • 130 gr de zanahorias.
  • 130 gr de cebolla.
  • 180 gr de champiñones.
  • 50 gr de pimiento.
  • 1 diente de ajo.
  • 1 bote de ½ kg de tomate triturado.
  • 500 gr de carne picada.
  • 2 pastillas de caldo de carne
  • Pimienta, orégano y 1 hoja de laurel.

Para la bechamel:

  • 800 gr de leche.
  • 110 gr de harina.
  • 50 gr de mantequilla.
  • 1 cucharada de aceite.
  • Nuez moscada.
  • Sal y pimienta.
  • 100 gr de queso para gratinar.

Lo primero es poner las placas a remojo, según las instrucciones del fabricante, para que no nos retrase el proceso.

Para hacer el sofrito, pondremos en una sartén con el aceite, el diente de ajo, la cebolla, la zanahoria y el pimiento, todo muy bien picado. Cuando este a medio pochar, añadir los champiñones y por último el tomate. Salpimentaremos y añadiremos el laurel, el orégano y las pastillas de caldo.

Si queremos la misma textura que con la Thermomix, cuando el sofrito esté casi hecho trituraremos las verduras, quitando el laurel. Añadiremos la carne picada y terminamos el sofrito.

Para preparar la bechamel, poner a calentar en un cazo la leche. En otro cazo derrite la mantequilla a fuego lento. Cuando esté derretida añade la harina tamizada y deja que cueza a fuego muy lento para que no se queme. Cuando al removerla vemos que se desprende de las paredes, es que ya está en su punto. Cuando la leche empiece a hervir, ir añadiéndola a la harina removiendo. Retirar del fuego y no dejar de remover hasta que desaparezcan los grumos. Volver a poner en el fuego y cocer durante 10-15 minutos. Salpimentar y agregar nuez moscada rallada.

Montar la lasaña poniendo un lecho de bechamel en una fuente de horno, una capa de pasta, cubrirla con salsa y repetir la operación hasta acabar con una capa de pasta.

Cubrir la lasaña con el resto de la bechamel, espolvorear con queso rallado y hornear 15 minutos en el horno precalentado a 180º. Luego gratinar hasta que se dore el queso.

CON LA THERMOMIX.

Ponga las placas de lasaña en remojo, según las instrucciones del fabricante.

Ralle el queso partido en trozos, en velocidad 7 durante unos segundos, hasta que esté bien rallado y reserve.

Ponga en el vaso los ingredientes del sofrito, excepto la carne, las pastillas de caldo y las especias. Triture 15 segundos velocidad 5. Baje los residuos que hayan quedado en las paredes, con la ayuda de la espátula y programe 7 minutos a temperatura Varoma, velocidad 1.

Añada el resto de los ingredientes del sofrito y programe 15 minutos a temperatura Varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara.

Si ve que la salsa ha quedado un poco líquida, programe 5 minutos más. Rectifique de sazón y reserve.

Sin lavar el vaso haga la bechamel. Para ello, verter todos los ingredientes en el vaso y mezcle 10 segundos a velocidad 5. Programe 8 minutos a temperatura 100º y velocidad 3.

Seguidamente ponga, en una fuente de horno, un lecho de bechamel, una capa de pasta, cubra con parte de la salsa preparada, y vaya repitiendo la operación hasta acabar con una capa de pasta.

Cubra la lasaña con el resto de la bechamel, espolvoree con queso rallado y hornee 15 minutos en el horno precalentado a 180º. Después gratine hasta que adquiera un bonito color dorado.

PANNA COTTA

Panna cotta.

Hoy Panna cotta. Otro postre increiblemente bueno.

Estoy segura de que en otra vida tuve que ser italiana!!! Jajaja.

No puedo decir que tenga un plato preferido, me gustan tantas cosas que me sería imposible elegir sólo una, pero lo que tengo clarísimo es que la panna cotta es una de mis debilidades.

Una de las cosas buenas que tiene la panna cotta, es que la podemos acompañar de infinidad de salsas y confitura. Con chocolate, sirope fresa, caramelo e incluso con un lecho de melocotones en almíbar triturados es un verdadero manjar. Así, aunque siempre sea el mismo, le podemos dar infinidad de apariencias y matices de sabor.

Como todas las recetas que pongo, es muy fácil de hacer y el resultado es sorprendente.

Se puedes sustituir el sabor a vainilla por cardamomo. Se añaden unas semillas en la nata que retiraremos antes de echar la mezcla en los moldes. Le da un matiz distinto, pero la receta clásica es con vainilla.

Como recomendación os diría que si podéis, es mejor prepararlo de un día para otro, para que cuaje bien. Si no, como mínimo 5 horas antes de comerlo. Vale???

INGREDIENTES:

  • 1 litro de nata 35% grasa (la de hacer nata montada).
  • 5 hojas de gelatina.
  • 200 gr de azúcar.
  • 2 cucharadas de azúcar avainillado.

Poner a remojo la gelatina en agua fría para que se hidrate.

Poner la nata al fuego en un cazo, añadir el azúcar y el avainillado. Remover hasta que se disuelva. Cuando llegue al punto de ebullición, bajar el fuego, añadir la gelatina y cocer durante 3 minutos. Repartir la mezcla en moldes individuales o en uno grande y dejar enfriar. Cuando esté ya frío meter en la nevera durante un mínimo de 5 horas.

Se puede acompañar del la salsa dulce que más nos guste, en esta ocasión le puse sirope de chocolate.

A que os animáis a hacerlo???

BRUSCHETTA CAPRESE

Bruschetta caprese.

La bruschetta caprese es una delicia!! Tiene un sabor intenso por el albahaca, pero muy agradable.

¿No os ha pasado nunca que no podéis imaginar lo bueno que está algo hasta que no lo probáis?? Pues eso es lo que me pasó a mi con esta bruschetta.

La albahaca es muy aromática y cuando le das el primer mordisco ala Bruschetta caprese se mezcla ese perfume con un sabor increíble!!! Nada, hay que probarlo para saber de que estoy hablando. Jajaja.

La bruschetta es el equivalente italiano a nuestras tostas, pero viendo los ingredientes, esta es sin duda una receta con sabor a Italia.

Le he puesto la etiqueta de tapa, aunque para una cena ligera me parece una propuesta de lo más interesante.

INGREDIENTES:

  • 4 rebanadas de pan grandecitas.
  • 2 tomates.
  • Unas hojas de albahaca fresca.
  • 1 bola de mozzarella fresca.
  • Orégano.
  • Aceite de oliva.

Rociar las rebanadas con un hilo de aceite y hornearlas para que se doren por ambos lados.

Lavar y secar bien los tomates y cortarlos en rodajitas. Colocar 3 ó 4 por rebanada, las que admita. Sslpimentar el tomate. Cubrir con hojas de albahaca.

Cortar la mozzarella en rodajas finas y ponerlas por encima del albahaca. Añadir un poco de orégano.

Gratinar en el horno unos 5 minutos, hasta que se funda el queso, pero con cuidado de que no se queme.

Ya está listo!!! Que aproveche y disfrutar de esta Bruschetta caprese!!!

RAVIOLIS DE PERA CON RICOTTA Y SALSA DE NUECES

Raviolis de pera con ricotta y salsa de nueces.

Os aseguro que se necesita un título tan largo para definir un plato de raviolis tan exquisito!!!

Aunque parece muy complicado de hacer pasta fresca, en realidad es muy sencillo y el esfuerzo se ve recompensado con creces con este plato tan suave y sabroso.

En honor a la verdad, este fue mi segundo intento de hacer raviolis. La primera aunque de sabor estaba muy bien, el aspecto dejaba bastante que desear. Esta vez creo que mucho mejor, seguro que la próxima sale ya de restaurante italiano!!! Jajaja.

Desde luego es mucho más sencillo alisar la masa con una máquina, pero se puede hacer perfectamente con un rodillo.

En cuanto al ricotta, es complicado encontrarlo y además resulta bastante caro, pero se puede sustituir perfectamente por requesón.

INGREDIENTES:

  • 200 gr de harina.
  • 2 huevos.
  • 2 cucharadas de agua.
  • 250 gr de ricotta.
  • 2 peras.
  • 1 cebolla.
  • Aceite de oliva.
  • Sal y pimienta.
  • 100 gr de nueces.
  • 200 ml de nata.
  • 200 ml de leche.

Cuando vayamos a preparar la masa, conviene tener a mano un poco más de harina, porque si la masa queda pegajosa nos hará falta.

Mezclamos la harina con los huevos y el agua, le añadimos un poco de sal, formamos una bola y la volcamos sobre una superficie enharinada. La trabajamos hasta que quede una masa firme y que no se quede pegada a las manos. Envolverla en film y la dejamos reposar media hora.

Mientras tanto, picamos la cebolla muy fina y la ponemos a pochar con una cucharada de aceite de oliva. Pelamos y troceamos las peras y las añadimos a la cebolla cuando esté transparente. Lo dejamos sofreír durante 10 minutos aproximadamente, hasta que acabe de hacerse la cebolla. Salpimentamos. Retiramos la sartén del fuego y le añadimos el queso. Ir removiendo bien toda la mezcla.

Pasada la media hora, partir la masa en dos. Extender la primera mitad, con ayuda de un rodillo, sobre una superficie enharinada, hasta dejarla fina. Doblarla y reservar. Hacer lo mismo con la otra mitad de la masa y dejarla extendida sobre la mesa de trabajo.

Ir poniendo montoncitos de relleno sobre la plancha de masa a espacios regulares de unos 10 cm. aproximadamente, luego colocar la otra plancha encima y con ayuda de un cuchillo o un cortapastas cortar los raviolis.

Mientras habremos puesto a hervir una cazuela con agua salada, hervir la pasta durante 5 minutos y escurrir. La pasta tiene que estar holgada, así que si la cazuela es pequeña tendremos que hervirla por tandas.

Para la salsa poner a cocer en una sartén la nata y la leche a fuego suave, salpimentar. Picar las nueces en la batidora muy fina y añadir a la nata. Dejar cocer hasta que veamos que la salsa está en su punto.

Hay que hacerla mientras hervimos la pasta y así acabarlo todo al mismo tiempo.

Para emplatar cubrir la pasta con la salsa y decorar con una nuez.

Que aproveche!!!