GALLETAS DE ALMENDRA CON DULCE DE BONIATO

Galletas de almendra con boniato.

Estas galletas de dulce de boniato lo preparamos en un ataque de añoranza navideña.

Para mi, el dulce de boniato queda reservado para las navidades. Pero mi hermana me propuso esta receta y nos pusimos manos a la obra.

Utilicé boniato en conserva, es mucho más cómodo y rápido, y como son ingredientes que es fácil tenerlos en casa no es una receta que haya que planificar demasiado. Si sólo la van a comer adultos se puede añadir un chorrito de coñac, que le irá fenomenal.

Ya os habréis dado cuenta que son muy fáciles de hacer y el resultado es suave pero sabroso. Para acompañar un café o una infusión, perfectas!

Os vais a dar cuenta que lo más complicado de esta receta es esperar a que se enfríen. jajaja!

Salen tres hornadas de galletas y os parezcan muchas. Pero una vez metidos en faena y como duran, vale la pena hacer bastantes.

INGREDIENTES:

  •  3 huevos.
  • 4 cucharadas soperas de azúcar.
  • 500 gr de dulce de boniato.
  • 1 sobre de levadura.
  • Toda la almendra molida que admita (500 gr aproximadamente).

Batir los huevos.

Añadir el azúcar, el boniato, la levadura, la almendra y mezclar bien. Tiene que quedar una masa no demasiado blanda. Si esto pasa, sobra con añadir más almendra.

Forrar una bandeja de horno con papel sulfurizado y con ayuda de dos cucharas ir haciendo bolitas que las iremos colocando en la bandeja y luego las aplastaremos un poco para darles forma de galleta.

Hornear a 180º entre 15 y 20 minutos, hasta que estén tostadas.

Dejar enfriar y acompañarlas de un cafetito, seguro que triunfáis.

Síguenos en Facebook.

TARTA DE CARAMELOS DE VIOLETAS

Esta original tarta está hecha con caramelos de violeta.

Casi siempre me toca preparar las tartas de cumpleaños a mí, cosa que hago encantada. Es la ocasión ideal de preparar un dulce especial y probar nuevas recetas…

Tenía muchas ganas de preparar una tarta de violetas, me apetecía algo diferente sin caer en los sabores típicos, y desde luego con esta lo conseguí. Por no hablar de lo original del sabor y ese olor a violeta tan bueno.

Este tipo de recetas son fáciles de hacer, pero requieren tiempo. Recomiendo hacerla en dos días, uno para la base y la mousse y otro para la cobertura. Yo la hice toda en un día y tengo que reconocer que la gelatina de la cobertura no me quedo muy bien, pero de sabor estaba perfecta. Me apetecía compartirla con vosotros. Ya la volveré a hacer y si sale mejor cambio la foto.

INGREDIENTES:

Para la base.

  • 150 gr de galletas maría
  • 70 gr mantequilla

Para la mousse.

  • 150 gr de caramelos de violetas
  • 1 tarrina de queso para untar
  • 500 ml de nata para montar
  • 5 hojas gelatina
  • 125 ml de leche (1/2 vaso)

Para la cobertura.

  • 150 gr de agua
  • 50 gr de caramelos de violeta
  • 2 hojas gelatina

Para hacer la base triturar las galletas hasta que queden muy finas y mezclar con la mantequilla, que tiene que estar a temperatura ambiente. Cubrir con la pasta resultante un molde desmontable e introducir en el horno fuerte durante 5 minutos. Dejar enfriar.

Poner a hidratar la gelatina de la mousse en agua fría.

Calentar la leche y disolver en ella la gelatina, una vez esté tibia, mezclar con el queso.

Triturar los caramelos hasta que queden polvo.

Montar la nata a punto de nieve y mezclar con los caramelos.

Añadir la nata al queso, remover bien y verter la mezcla en el molde. Dejar enfriar en la nevera durante varias horas hasta que cuaje la mousse.

Por último, para preparar la cobertura de la tarta, hidratar las hojas de gelatina en agua fría.

Poner a calentar los 150 gr de agua en un cazo, añadir los caramelos y remover hasta que se disuelvan. Dejar hervir unos minutos. Apartar el cazo del fuego y agregar la gelatina. Dejar enfriar un poco la gelatina antes de ponerla por encima de la mousse. Volver a meter la tarta ya finalizada en la nevera hasta la hora de servir.

Finalmente solo queda decorar la tarta con unos caramelos de violetas.

Síguenos en Facebook.