RAVIOLIS DE PERA CON RICOTTA Y SALSA DE NUECES

Os aseguro que se necesita un título tan largo para definir un plato de raviolis tan exquisito!!!

Aunque parece muy complicado de hacer pasta fresca, en realidad es muy sencillo y el esfuerzo se ve recompensado con creces con este plato tan suave y sabroso.

En honor a la verdad, este fue mi segundo intento de hacer raviolis. La primera aunque de sabor estaba muy bien, el aspecto dejaba bastante que desear. Esta vez creo que mucho mejor, seguro que la próxima sale ya de restaurante italiano!!! Jajaja.

Desde luego es mucho más sencillo alisar la masa con una máquina, pero se puede hacer perfectamente con un rodillo.

En cuanto al ricotta, es complicado encontrarlo y además resulta bastante caro, pero se puede sustituir perfectamente por requesón.

INGREDIENTES:

  • 200 gr de harina.
  • 2 huevos.
  • 2 cucharadas de agua.
  • 250 gr de ricotta.
  • 2 peras.
  • 1 cebolla.
  • Aceite de oliva.
  • Sal y pimienta.
  • 100 gr de nueces.
  • 200 ml de nata.
  • 200 ml de leche.

Cuando vayamos a preparar la masa, conviene tener a mano un poco más de harina, porque si la masa queda pegajosa nos hará falta.

Mezclamos la harina con los huevos y el agua, le añadimos un poco de sal, formamos una bola y la volcamos sobre una superficie enharinada. La trabajamos hasta que quede una masa firme y que no se quede pegada a las manos. Envolverla en film y la dejamos reposar media hora.

Mientras tanto, picamos la cebolla muy fina y la ponemos a pochar con una cucharada de aceite de oliva. Pelamos y troceamos las peras y las añadimos a la cebolla cuando esté transparente. Lo dejamos sofreír durante 10 minutos aproximadamente, hasta que acabe de hacerse la cebolla. Salpimentamos. Retiramos la sartén del fuego y le añadimos el queso. Ir removiendo bien toda la mezcla.

Pasada la media hora, partir la masa en dos. Extender la primera mitad, con ayuda de un rodillo, sobre una superficie enharinada, hasta dejarla fina. Doblarla y reservar. Hacer lo mismo con la otra mitad de la masa y dejarla extendida sobre la mesa de trabajo.

Ir poniendo montoncitos de relleno sobre la plancha de masa a espacios regulares de unos 10 cm. aproximadamente, luego colocar la otra plancha encima y con ayuda de un cuchillo o un cortapastas cortar los raviolis.

Mientras habremos puesto a hervir una cazuela con agua salada, hervir la pasta durante 5 minutos y escurrir. La pasta tiene que estar holgada, así que si la cazuela es pequeña tendremos que hervirla por tandas.

Para la salsa poner a cocer en una sartén la nata y la leche a fuego suave, salpimentar. Picar las nueces en la batidora muy fina y añadir a la nata. Dejar cocer hasta que veamos que la salsa está en su punto.

Hay que hacerla mientras hervimos la pasta y así acabarlo todo al mismo tiempo.

Para emplatar cubrir la pasta con la salsa y decorar con una nuez.

Que aproveche!!!

Deja un comentario