ALIÑO DE VINAGRE BALSÁMICO DE MÓDENA

Redución de vinagre balsámico de Módena.

Un aliño imprescindible en nuestra cocina.

Una reducción de vinagre balsámico no es una receta propiamente dicha, pero ya empieza el calor y apetecen comidas más fresquitas y ligeras, así que un buen repertorio de aliños nos va a garantizar una gran variedad de ensaladas.

También se puede utilizar para aliñar pescados al vapor o a la plancha, que realza mucho el sabor y queda muy rico.

La foto queda un poco sosa, pero no se me ocurría que poner con la botella.

No lleva mucho tiempo hacer este aliño y podéis preparar una gran cantidad vinagre, ya que en la nevera dura mucho tiempo guardado en un tarro o en un biberón. Que nadie le mangue el biberón al peque, eh? Que digo un biberón de cocina. Jajaja!

Yo la hago con azúcar moreno, pero el blanco también vale.

INGREDIENTES:

  • 500 ml de vinagre de Módena.
  • 100 gr de azúcar moreno.

En un cazo poner a hervir el aliño con el azúcar a fuego suave, removiendo de vez en cuando. Tiene que reducir hasta la mitad del líquido aproximadamente.

Al enfriarse se espesará. Pero si lo queréis más espeso, se puede agregar en el último momento, antes de retirarlo del fuego, una hoja de gelatina hidratada en agua fría.

Una vez frío guardarlo en un biberón y en la nevera dura varios meses sin estropearse.

Síguenos en Facebook.

TARTA DE CARAMELOS DE VIOLETAS

Esta original tarta está hecha con caramelos de violeta.

Casi siempre me toca preparar las tartas de cumpleaños a mí, cosa que hago encantada. Es la ocasión ideal de preparar un dulce especial y probar nuevas recetas…

Tenía muchas ganas de preparar una tarta de violetas, me apetecía algo diferente sin caer en los sabores típicos, y desde luego con esta lo conseguí. Por no hablar de lo original del sabor y ese olor a violeta tan bueno.

Este tipo de recetas son fáciles de hacer, pero requieren tiempo. Recomiendo hacerla en dos días, uno para la base y la mousse y otro para la cobertura. Yo la hice toda en un día y tengo que reconocer que la gelatina de la cobertura no me quedo muy bien, pero de sabor estaba perfecta. Me apetecía compartirla con vosotros. Ya la volveré a hacer y si sale mejor cambio la foto.

INGREDIENTES:

Para la base.

  • 150 gr de galletas maría
  • 70 gr mantequilla

Para la mousse.

  • 150 gr de caramelos de violetas
  • 1 tarrina de queso para untar
  • 500 ml de nata para montar
  • 5 hojas gelatina
  • 125 ml de leche (1/2 vaso)

Para la cobertura.

  • 150 gr de agua
  • 50 gr de caramelos de violeta
  • 2 hojas gelatina

Para hacer la base triturar las galletas hasta que queden muy finas y mezclar con la mantequilla, que tiene que estar a temperatura ambiente. Cubrir con la pasta resultante un molde desmontable e introducir en el horno fuerte durante 5 minutos. Dejar enfriar.

Poner a hidratar la gelatina de la mousse en agua fría.

Calentar la leche y disolver en ella la gelatina, una vez esté tibia, mezclar con el queso.

Triturar los caramelos hasta que queden polvo.

Montar la nata a punto de nieve y mezclar con los caramelos.

Añadir la nata al queso, remover bien y verter la mezcla en el molde. Dejar enfriar en la nevera durante varias horas hasta que cuaje la mousse.

Por último, para preparar la cobertura de la tarta, hidratar las hojas de gelatina en agua fría.

Poner a calentar los 150 gr de agua en un cazo, añadir los caramelos y remover hasta que se disuelvan. Dejar hervir unos minutos. Apartar el cazo del fuego y agregar la gelatina. Dejar enfriar un poco la gelatina antes de ponerla por encima de la mousse. Volver a meter la tarta ya finalizada en la nevera hasta la hora de servir.

Finalmente solo queda decorar la tarta con unos caramelos de violetas.

Síguenos en Facebook.

EMPANADA DE ESPINACAS

Empanada de espinacas.

Esta empanada de espinacas está riquísima.

Esta empanada tiene un sabor muy suave y no es nada pesada. No hace falta decir que es muy fácil de hacer y totalmente apta para novatos.

Se puede hacer una grande y cortar en trozos o bien pequeñas raciones individuales. Está claro que lleva más trabajo, pero el resultado es muy atractivo y de lo más apetecible.

Yo la preparé como primer plato, pero para un aperitivo de picoteo va genial. Se puede servir tanto caliente como a temperatura ambiente, lo que da la posibilidad de prepararla con antelación, eso si, no recomiendo recalentarla, pierde mucho.

Hay que reconocer que el hojaldre da mucho juego y combina genial tanto para dulce como salado. Se puede hacer la masa en casa, pero la verdad es que la que venden refrigerada o congelada es muy resultona y se ahorra mucho trabajo.

INGREDIENTES

– 1 lámina de hojaldre
– 250 gr de espinacas congeladas
– 1 puerro
– Aceite de oliva
– Sal y pimienta
– 50 ml de nata

Lo primero que haremos será precalentar el horno a 180º.

Afinamos un poco la masa con ayuda de un rodillo y la cortamos por la mitad. Colocamos una de las mitades sobre un molde en el que habremos puesto una lámina de papel de hornear. Con un tenedor pincharemos toda la superficie de la masa y la hornearemos durante 15 minutos. Tiene que quedar dorada, pero con cuidado de que no se queme.

Calentar una cucharada de aceite en una sartén. Trocear la parte blanca del puerro y saltearla. Cuando esté a medio hacer, añadir las espinacas ya descongeladas, bien escurridas y picadas finas. Salpimentar.

Añadiremos la nata y dejaremos cocer durante 10 minutos a fuego suave. Corregir el punto de sal.

Extenderemos la mezcla por encima del hojaldre que hemos horneado.

Taparemos la empanada con la otra mitad del hojaldre y hornearemos durante 15 minutos más.

Buen provecho!!!!!

Síguenos en Facebook.